viernes, 24 de marzo de 2017

QIGONG Y DOLOR



Una de las principales preocupaciones del ser humano es poder vivir sin dolor. Este disminuye nuestra calidad de vida y dificulta considerablemente el desarrollo normal de nuestras actividades. Es por ello que continuamente se desarrollan técnicas y fármacos destinados a eliminarlo o por lo menos aliviarlo. Pero, ¿puede el qigong ayudarnos en el tratamiento del dolor?
 El dolor puede estar causado por muchísimos factores y siempre debería ser un médico el que determine el origen de este y cual sería su tratamiento.
 Desde el punto de la medicina tradicional china, el dolor puede ser por afecciones de exceso o insuficiencia. Pero finalmente sea cual sea el origen, dichas afecciones causan una obstrucción de Qi en los canales.
 Donde hay dolor, hay estancamiento de Qi.
 Sabemos que a nivel muy general, los diferentes sistemas de qigong promueven una correcta circulación del Qi. De forma más concreta, el Luohan qigong utiliza el movimiento, la respiración y la concentración para favorecer la circulación de Qi por todo el organismo.
 Por lo tanto, si el dolor conlleva un estancamiento de Qi, y el qigong favorece la libre circulación de este, podemos deducir que la práctica regular de qigong nos ayuda a prevenir e incluso aliviar diversos cuadros de dolor.

 Practicar qigong es una excelente herramienta para prevenir y aliviar diversos tipos de dolores.